Comunicación y dinero a través de la historia

El dinero ha tenido diferentes significados y usos a lo largo de la historia, siendo en un principio un mero medio de intercambio y una medida de comercio. Hoy en día ha pasado a ser un valor central en nuestras vidas, una aspiración personal cuya posesión o no, determina nuestro valor.

En la antigüedad, cada moneda contaba con inscripciones y dibujos de los territorios conquistados, de manera que se transmitía quién era el máximo gobernante así como la publicidad que ello suponía. Era, en cierto modo, la identidad de un lugar. También era un método de comunicación y de educación del pueblo como en el caso de la musulmana, en la que se encuentran versos del Corán.

En la actualidad, el dinero nos permite proyectar una imagen de quiénes somos y en qué posición social nos encontramos (sea o no real) y así se abre el debate “no siempre por tener se es”.  Sin embargo, aparentar tener, hace más fácil ser tratado como ser. ¿O acaso una persona indigente que sufre un accidente en medio de la calle recibe el mismo trato que un empresario, en la misma situación? Todos conocemos la respuesta.

Se podría decir que también es el mejor modo de persuasión, que todo el mundo tiene un precio y que, en muchas ocasiones, se está dispuesto a pasar por encima del código moral propio con el fin de obtener, por la vía fácil, lo que no se consigue de manera “limpia”.

¿Qué poder tiene el dinero sobre la comunicación? Dependiendo del punto de vista desde el que se mire, el tremendo control que ejerce sobre ella, será positivo o negativo. El dinero puede comprarlo prácticamente todo, ya no hablo de él como medio para obtener un producto o servicio a cambio sino como la herramienta más eficaz, capaz de conseguir lo que otras no: información.

Por ello, un anuncio en televisión de 20 segundos, puede llegar a elevar su precio desde 300  hasta 26.000 euros en función, evidentemente, del canal y la hora a la que sea emitido. Creo que estas cifras nos permiten hacernos una idea aproximada de cómo es posible que las empresas sean capaces de seguir adelante, con esos anuncios que ya nos sabemos de memoria a base de tanta repetición. ¿Os imagináis cuanta gente consiguen mover gracias, entre otras cosas, a la inversión dedicada a anunciarse?

Por supuesto, la televisión no es el único soporte que recurre al dinero como medio de comunicación: la prensa, la radio, los panfletos…incluso personajes famosos, ejercen una gran influencia en la sociedad.

Es una triste realidad que este sea el centro de nuestras vidas, que la mayoría de la gente lo considere fin y no medio y que haya quien sólo se mueva, relacione o viva por él.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s